viernes, 10 de julio de 2009

LO QUE PASA CUANDO QUIERES RODAR POR DONDE TU CABEZA TE DICE QUE NO LO HAGAS

Bueno, en el último mes he notado (quizás sea una impresión mía no ajustada a la realidad), que estamos menos en contacto que nunca a través del blog. Tal vez sea por que unos ya piensan en vacaciones, otros tienen (me incluyo en éste segundo grupo) más trabajo del que deberían, alguno lamentablemente todavía está reponiendose físicamente, y algunos quizá ya se han aburrido.

Ya no se habla ni de las quedadas para los fines de semana, como se sólía hacer, para comentar rutas, posibilidades de salir uno u otro día...

Os adjuto un link, que pone los pelos de punta, cuando salimos a rodar no solemos pensar lo que nos puede llegar a pasar en una milésima de segundo de descuido, falta de técnica o por falta de atención debido al cansancio.

Comentadme si la escena no os resulta en cierto punto familiar (obviando la tremenda caída), a mí si.


http://www.youtube.com/watch?v=ZsDjh7oAAP0&feature=related

3 comentarios:

alex dijo...

Yo seguiré con la bicicleta y me quedan unos treinta años más, el que quiera que me siga.

Anónimo dijo...

Apúntame, seguiré dandole caña al cuerpo sobre la bici hasta que por fin me sirva.

Anónimo dijo...

Alex, he recibido el Polar. Es bastante completo sin birguerías, tiene todas las funciones de cardio, grabación de sesiones y entrenamiento por vueltas, consumo calórico, todas las funciones de ciclocomputador, y además es muy pequeñito.

Es bastante completo en definitiva, aunque sin alardes.

Saludos.