martes, 24 de mayo de 2011

RONAL ESQUILANDO UNA OVEJA GIGANTE

Como se puede apreciar, la oveja no tiene nada que hacer ante el Chamán. Me recuerda mucho a mi, cuando el amigo Ronal se pone a pedalear con las rodillas abiertas, me quedo igual que la oveja, impasible y sin nada que hacer mientras Ronal sonrie a cada golpe de pedal. En fin, esperaré mi oportunidad.
 
Publicar un comentario