lunes, 4 de abril de 2011

7500 KILÓMETROS




Viento en popa y a toda vela. Tan sólo quedan 2500 kilómetros para la meta marcada y cuatro meses para ello. Esto significa que voy por encima de la media, que el invierno ha sido benévolo en cuanto a enfermedades en casa, que todo va bien, y además, que justo hoy que supero los 3/4, el ambiente es ya primaveral. De esta manera, ahora que comienzan las rutas rodadoras, que los días se alargan y que de vez en cuando se hará una ruta de esas de las buenas (este año con Valencia en la cabeza), todo es más fácil.
Los kilómetros sirven de excusa, porque a estas alturas hemos podido recorrer casi toda la provincia y parte de Cuenca, Alicante, Valencia y Murcia.
Eso sí, acabo de llevar a resucitar nuevamente a mi Garmin al que mis habilidades han causado daños en la conexión al GPS y acceso a la memoría de mapas. De platos y piñones, ejes, pastillas de freno y ruedas, neumáticos, horquillas, núcleos y similares, imposible no hablar, pues la bicicleta siempre ha estado a la altura a pesar de los consecuentes problemas en cuanto al desgaste de piezas.

No hay comentarios :