miércoles, 6 de julio de 2011

SEGUIMOS EN MÉXICO.


La verdad es que esta gente que baja y baja, y baja con las bicicletas no tiene límites. De todos los que conozco, el único con una bicicleta para intentar estas locuras es el amigo Paco y su famoso y blanco sófa. Eso sí, deberiamos montar en tan regio caballo un tres o cuatro docenas de kilogramos menos para evitar en primeras de cambio el desarme de la burra o descoyuntamiento de jinete.

No hay comentarios :