viernes, 20 de diciembre de 2013

CABO DE PALOS, EL FARO, CALBLANQUE, BATERIAS, CENIZAS, UNA CALZADA ROMANA, PORTMAN, MAR MENOR, UNA RAMBLA Y MUCHO, MUCHO MÁS

Te cuento que en los últimos días de diciembre, cuando más frío y viento hacía marchamos al Cabo de Palos, uno de los extremos orientales murcianos.
Te diré que hacía fresquito al inicio de la mañana y luego, incluso calor, que dejamos las prendas de invierno en el armario y pedaleamos con pantalón corto y manguitos.
La ruta era durilla, no nos vamos a engañar, pero tantas cosas pudimos ver que el tiempo no es que pasase, es que corría sin descanso. Subimos, bajamos, andamos, pelechamos y paramos, vimos un faro impresionante,conocimos dos amables vigilantes de seguridad, pasamos por una rambla, hicimos sendascas y pedaleamos junto a un mar lleno de tranquilidad.
Si es que pasamos hasta por una calzada romana, descubrimos playas escondidas y un original Belén infantil en mitad de la montaña, nos hizo un café una señora de Ciudad Real y comimos con grandes vistas en un puerto donde no había más movimiento y ruido que los mástiles al viento.
Dejo una foto de cada cosa que digo.


















2 comentarios :

nacho dijo...

Que envidia me da. Pero no he podido ir esta vez. Esta me la apunto para este verano.

picodelalmenara dijo...

Se te echo en falta pero bueno, todavía nos quedan rutas.