domingo, 15 de marzo de 2015

AVILA . EL FRESNO. LA SERRADA. MUÑOPEPE. PADIERNOS. SANCHICORTO. SANCHORREJA. CASAS DEL CID. GALLEGOS DE ALTAMIROS. BULARROS. VILLAVERDE. MARLIN. MARTIHERRERO. AVILA.

Con el buen tiempo y aprovechando el calorcito primaveral, saco de la chistera las rutas largas que en letargo han esperado el largo invierno y ahora es el momento de pedalear y disfrutar mucho más si cabe. Esta ruta tiene de casi todo pero aviso a navegantes, tiene bastante asfalto pero le compensa lo tranquilo de las carreterillas y sendas y caminos puntuales que iremos encontrando.
El inicio es bueno, por el Soto y sus sendas para comenzar entretenido. Llegados al puente tomamos carretera hasta el Fresno y luego iremos por camino a la Serrada.
De la Serrada a Muñopepe y luego a Padiernos, todo por carreterilla asfaltada sin tráfico. Luego pasamos por muñochas y bajando a Muñogalindo tomamos una corta senda de arena empinada.
Ahora comienza la cuesta arriba por carretera tranquila e iremos subiendo hasta Sanchicorto. Esperemos que las piernas vayan descansadas pues reponemos agua y tomamos la Cañada Real y por senda y monte la cuesta se empina hasta volver a tomar la carretera.
Ahora tenemos cuesta abajo con alguna subida y por asfalto pasamos, mejor dicho, volamos sobre Sanchorreja pues la cuesta abajo anterior al pueblo no es moco de pavo. El monte se puebla de pinos y muros de piedra y pasamos por Casas del Cid.
Llegados a la Venta del Hambre volvemos a tomar la Cañada Real Leonesa y por un camino limpio y bueno bajamos y subimos un poco a Gallegos de Altamiros.  Nos espera una senda y luego monte a través para bajar al río Pinarejos que cruzaremos saltando y como no, despues tenemos una cuesta arriba bastante buena.
Nos espera Bularros y luego Villaverde para llegar finalmente subiendo a Marlín. Desde aquí y por carreterilla de asfalto con la llanura a la izquierda llegaremos en bajada a Martiherrero.
De aquí al final, lo mejor de la jornada, primero caminos y luego una senda tras otra nos plantamos bajando sendas a los pies de la muralla de Avila con buena compañía de otro ciclista con el que hemos ido por la senda como almas que lleva el diablo.

En la vuelta cruzamos la ciudad antigua y vuelta a casa a descansar pues estas rutas son durillas.











No hay comentarios :