miércoles, 25 de marzo de 2015

TROTE COCHINERO O TROTE LECHONERO... POCO A POCO VAMOS MEJORANDO

La vida es un bucle y por tramos. Como decía Julio Iglesias, nacemos llorando y llorando nos marchamos. Echamos los dientes y lloramos y cuando los perdemos, pues también lloramos, por lo visto lo mismo pasa en ocasiones con el pipí y otras cosas varias.
Pues lo mismo ocurre con el deporte, llegados a la cuarentena y nada tiene que ver con virus, bacterias o abstinencias sexuales post parto, es el momento de volver a nuestra adolescencia cuando todo lo podíamos. Ahora con precaución podemos hacer deporte con tranquilidad y llegar incluso más lejos de donde lo hacíamos con veinte años. Pero claro, todo esto tiene su tiempo y condiciones y por lo visto la cosa consiste en tener mucha cabeza, corazón y piernas y todo ello bien cocinado… tira millas.
Pues nada, que si ayer cayeron ocho kilómetros a buen ritmo, hoy he soltado las piernas con doce kilómetros a trote cochinero o lechonero según versiones y entre encinares y vacas, con alguna senda y con las montañas al fondo, se ha podido hacer.
Mañana, pues otra ruta a la carrera por un sitio por el que pasé con la bicicleta y disfruté con dos largas sendas que a bien seguro también lo haré con las zapatillas pues quien me conoce sabe que en las sendas cambio, me transmuto, me vuelvo loco y claro… al terminar la senda trote cochinero, casi tipo walking dead a la espera de la recarga de pilas y… a la carga.

Lo dicho, un recorrido muy bueno y entretenido con el que poder disfrutar de las tierras abulenses que ofrecen mucho y piden poco.








No hay comentarios :