sábado, 15 de octubre de 2016

ALCOY. BARRANC DEL ZINC. SERELLES. SENDA ALFAFARA. SUBIDA AGRES. CIMA MONCABRER. SENDA COCENTAINA. CASTELL. ALCOY

Normalmente, los pintores cuelgan sus obras para exponerlas y que el público las vea, disfrute y en su caso las compre. Lo mismo hacen los cazadores que tras una jornada de montería, pueden presumir de sus triunfos exponiendo en su salón la cabeza del trofeo. Los jugadores de fútbol se quedan con los balones tras meter tres goles en el mismo partido. Incluso, en tiempos horrendos, exponen los cadáveres de los ajusticiados para que el vulgo sepa lo que ocurre cuando uno no sigue las reglas, sean buenas o no.
En este caso sucede algo similar. La ruta hasta la subida a la cima del Moncabrer es dura, durísima en ocasiones, pero posible o casi imposible, a nuestro estilo.
Nada más comenzar tenemos la subida camino del Zinc con las buitreras de por medio y una buena senda con un poco de pateo antes y después. Tras ello, la impresionante bajada del barranco.
El camino de Serelles que nos lleva a casi lo más alto para atravesar la sierra y plantarnos en Alfafara con una senda que en ocasiones se convierte en trialera y debes afrontar con un par.
Despues de Alfafara y camino de Agrés, pista y una divertida senda.
Desde Agrés hasta la cima del Moncabrer una tercera subida que terminará con la gasolina de tus piernas, terminará.... La parte final de la subida exige llevar la bicicleta salvo algún tramo puntual que podremos subir.
Luego viene la bajada.... tremenda hasta el pié de la montaña, impresionante. Y luego, buscando nuevos tramos una senda que por el costado de la sierra nos debe llevar al Castell junto a Concentaina. Pues esa senda amigos, es de esas que puede salir bien o menos bien. En nuestro caso, en algunos tramos era una pasada pero durante más o menos una hora y pico se convirtió en un ejercicio de trekingbike, escaladabike, empujabike y arrrastrabike.
Bajada final por senda limpia y pista asfaltada y subidón al Castell, primero en pista asfaltada y los tramos finales por un empedrado muy bueno con unas cuestas de órdago.
Ya, después del Castell se hace tarde y por una trialera se baja hasta la carretera nacional 340 para dar pedales y terminar una jornada de bicicleta épica donde los paisajes y rincones te dejan con un grato recuerdo que apaga cualquier momento de cansancio.































Powered by Wikiloc

No hay comentarios :