domingo, 30 de octubre de 2016

DEHESA DE AYNA. NAVAZUELA. BURRUECO. CAÑADAS DE HACHES. RAMBLA HONDA. DEHESA

Cada día que pasa me hago un poco más mayor, un poco más viejo, dejo de ser un poco menos joven y todo va pasando. Creo que el equilibrio ya paso y estoy en el comienzo de una silenciosa decadencia, pero bueno, así es la vida.
El caso es que, mientras todo esto sucede lo que está claro es que el cuerpo que me sustenta pasa ya sobrado los cuarenta años y con ese tiempo un coche ya es más que clásico, una casa necesita una buena reforma si es que no se le ha hecho antes y muchos otros organismos desaparecieron hace tiempo.
Lo que ocurre es que me da mucha pena pues es ahora cuando con la experiencia comienzo a disfrutar de verdad, a degustar, a mirar con mis ojos y saber lo que observo, tener vivencias de cada lugar, cada montaña y cada rincón.
Podría estar cansado, aburrido, ser todo lo que vivo una repetición y en dicho caso, bien saben los que me conocen que en caso de suceder esta situación, ya estarían vendidas o regaladas mis bicicletas.
El caso es que sigo viviendo, investigando y descubriendo. Tengo ilusión y no dejo de interesarme por lo que desconozco y replantearme lo que conozco. De esta manera ocurre que las rutas siguen viniendo poco a poco.
En este caso, la ruta es por un lugar donde ya en varias ocasiones y durante muchos años he podido pasar, pero hoy, en este día, la ruta en algunos tramos ya conocida ha sido un buen trazado con el que poder disfrutar a tope de nuestras bicicletas y de una grandisima mañana otoñal. El viento no corría, el cielo estaba claro y la naturaleza verdeaba con las últimas lluvias. Los caminos y sendas estaban preparadas para nuestro paso y la rambla Honda que no transitabamos desde hace un par de años nos esperaba con su piedra suelta y sus dos represas, los árboles tumbados y algún paso complicadillo. También se notaba que en este tiempo otros usuarios han pasado y han dejado claro donde poder tomar escapatorias y han despejado incluso algunos puntos de paso, lo que es de agradecer.
Y nada más, cuidado con las rampas y el subidón del día y disfrutar de una buena senda técnica que nos espera a mitad de ruta más la Rambla Honda que tiene su tela o miga.
Vistas espectaculares y rincones perdidos en mitad de vallejos donde parece que el tiempo no ha pasado.









Powered by Wikiloc

No hay comentarios :