domingo, 6 de noviembre de 2016

50KM y RUSTIKBIKE. KEDADA EN JORQUERA. SIETE SENDASCAS, BUEN ROLLO Y ALMUERZACO EN LA RECUEJA

1. LA CASUALIDAD.
La casualidad dicen que es cosa del azar, que no azahar que es la flor del naranjo. La casualidad se suele equiparar a la suerte como ese fenómeno por el cual, de modo involuntario y por circunstancias aleatorias, las cosas ocurren. Por lo tanto, por casualidad, un domingo de noviembre a las ocho de la mañana nos reunimos cinco personas de Jalance y tres de Albacete en Jorquera para hacer una ruta en bicicleta de montaña. No se conocían de nada, nada más que de haberse visto fugazmente una vez por una senda y de haber hecho rutas ya trazadas y recorridas, más o menos tenían el sentimiento recíproco de que todo podría darse bien.
2. LAS COSAS QUE TIENEN QUE PASAR, PASAN.
Y claro, con la experiencia y la veteranía, la ruta seria de unos treinta y seis kilómetros que... finalmente serían 40. Tendríamos incidencias a la hora de comenzar por el olvido de un pasador de una rueda, dificultades para encontrar el punto de salida, un reventón, una biela díscola que se aflojaba sola, el barro que se quería pegar a las ruedas y algún susto que otro en las sendas. Los ocho expedicionarios finalmente terminarían sus rutas y marcharían a casa a reunirse con sus familias, integros y con plena salud.
3. EL ALMUERZO.
No sería a mitad de ruta, sería casi terminando pero con hambre y ganas de pasar un buen rato para hablar de lo acontecido y de lo que fuese, juntando mesas nos disponíamos a esperar medios bocadillos con panceta, tomate y mahonesa, jamón, lomo con queso, cervezas, vino con casera y coca cola. Para terminar buenos cafés y carajillos de alta nota.
En un ambiente acogedor rodeados de gente desconocida para nosotros cuando éramos los foráneos, disfrutariamos de la comida, la bebida y la buena charla terminando con un brindis que sería recogido por una niña que allí se encontraba junto a su familia. Grande la Recueja y sus habitantes.
3.LA RUTA.
Siete sendas en cuarenta kilómetros más unas cuantas subidas. Unas cuesta arriba, otras cuesta abajo, rápidas y divertidas más unos tramos junto al río Júcar que en otoño esta increible. Algunos tramos técnicos en los que se debe tener cuidado y no despistarse pues te puedes llevar un buen gachapazo.
4. LOS PAISAJES, LA NATURALEZA.
En este tramo del río Júcar nos podemos encontrar con lo que el tiempo, el agua y la erosión han podido hacer tanto en su curso como en los cañones que jalonan el curso del río. Las paredes calizas parecen mantequilla para los milenios aunque a nuestra vista sean grandes, altas y casi eternas.
5. EL RÍO QUE NOS UNE.
Posiblemente la casualidad haya sido un río que pasa por Albacete y Valencia que nos hace avanzar y remontar para disfrutar de lo desconocido y buscar a personas con las que compartimos una afición por un deporte, la amistad y la naturaleza.
Somos como el agua, estamos de paso y debemos disfrutar de nuestro curso por esta vida.
Un saludo a todos.











Powered by Wikiloc

No hay comentarios :