martes, 21 de febrero de 2017

ALBACETE. CASAS DEL ALJIBE. LAS ROZAS. CHINCHILLA. LA CABRERA. ALBACETE

En Albacete no tenemos cuestas, por eso estamos en llano y los del llano llaneamos pedaleando con el horizonte a lo lejos durante horas y horas, sin más límite que.... el aire, ese maldito aire que llena nuestras tierras y parece concentrarse para no salir. Por ello corre sin parar, sin trabas ni obstáculos y con el aire tenemos que lidiar.
A mi, eso del aire a mi edad, me resulta indiferente pues ya lo conozco bastante bien, ha sido compañero de muchas, muchísimas rutas e historias que contar. Por ello, tomo la determinación de pedalear siempre en su contra para luego beneficiarme de sus virtudes. Eso sí, cuando la salida se hace como en mi caso con el último bocado bajando al estómago, es cuando más fuerte aprieta y cuando a casa vuelvo, es cuando comienza a flojear, con lo que no compensa a partes iguales, pero bueno, son cosas del aire y la vida.
Pero bueno, hoy no ha estado mal con uno de los días de más aire del invierno y a la vuelta e podido coincidir con los ciclistas que subían a Chinchilla a horas más prudentes que las mías. Tan solo hacer referencia a una vieja norma que me enseñaron en la escuela, en la autoescuela y en la vida, que siempre se tiene que ir por la derecha y eso es algo que algunos no saben porque el día que lo explicaban no fueron a clase y es que lo de los novillos tenía su punto pero no era tan bueno como parecía. Tela cuando bajas de Chinchilla a todo trapo por esos caminos que salen de la Cabrera y estás esperando ese dulce momento de venganza en el que tras haber aguantado, soportado y pedaleado en contra del aire, ves que algunos van por el lado izquierdo del camino y tu a cuarenta, a cincuenta por hora agarrando el manillar que cualquier brusquedad te lleva al suelo. Y claro, si es que nos vemos a kilómetros y algunos no tienen otra cosa que esperar a última hora para ir por su sitio y tú, a verlas venir porque frenar por culpa de un cenutrio no tiene nombre. Y claro, si detrás del cenutrio van otros tantos, dime tú que culpa tienen ellos, pero bueno, es que también van por la izquierda. Lo que yo digo, que aquí en Albacete nos das diez carriles como en esas ciudades de America del Norte y taponamos la circulación. Si es que a veces no tenemos remedio, pero bueno, no todo tenía que ser de colores en esta llanura o estepa manchega, que somos del terreno y a veces no tenemos remedio, yo el primero.
Pero bueno, que la ruta muy buena, que parece mentira pero con ganas y un par de horas podemos irnos un poco más lejos de la ciudad y pedalear por el monte.







Powered by Wikiloc

No hay comentarios :