miércoles, 19 de marzo de 2014

LA SERRANA V. DE YESTE AL COLLADO DE GONTAR Y VUELTA POR SUS ALDEAS

Otra SERRANA más y van cinco, ¿Quién lo diría?. En esta ocasión, junto a la tradicional asistencia de Fran y la primera participación de Ramón que ha salido airoso de tal empeño y dureza casi extrema.
Saludos Jesús, fundador de Serranas, Nacho y todos aquellos que como Alfonso, Ronal o Juan Tomás, participasteis en la tercera que hicimos y a los que se ha echado de menos por un motivo u otro y bien os hemos recordado. Igualmente, saludar al amigo Paco Atienzar cuyo apoyo resulto imprescindible en la primera serrana al llevarnos en coche tal y como nos recogería mi querido padre.
Gracias a nuestras familias y mujeres que nos apoyan en estas pequeñas aventuras y a todos los que nos apoyan en estos empeños sin justificación equilibrada.
En esta ocasión salimos con las bicicletas con ánimo de pedalear con tranquilidad y sin sobresaltos, dispuestos a pasar un buen día puesto que la climatología y la época del año se prestaba a ello. Se hará entre semana y pasaremos por carreteras por donde casi nadie y donde la naturaleza nos envuelve en mitad de grandes valles en los que en ocasiones iremos por lo alto y en otras veces, por lo bajo. Las subidas serán largas pero con no mucha pendiente y con descansos de vez en cuando. Las bajadas serán también largas y rápidas, encontrándonos con grandes velocidades y algunos tramos llenos de surcos por lo del barro seco. Tendremos cuidado de almorzar en el Collado de Gontar y disfrutar de sus paisajes y de lo curioso de las formaciones rocosas. Guardar fuerzas para los kilómetros que nos llevan de las Juntas a Yeste, pues el tramo que pasa por Gontar y la Graya nos someterá a tres grandes esfuerzos con las piernas llenas de kilómetros. Agua no nos faltará pues tendremos nacimientos naturales y fuentes por doquier. Bares o restaurantes escasean pero llevando viandas y descansando y comiendo donde nos apetezca nos sentiremos más libres si cabe. No hacer en época estival con grandes calores y menos con los fríos, esperarse tras los deshielos por aquello de que los caminos rebosan todavía agua y barro y podemos encontrar serias sorpresas desagradables. Grandes montañas llenas de vegetación y ríos limpios como el Segura nos acompañarán con su rumor, más en el caso de la llegada a Yeste donde lo abandonaremos a cambio de una larga cuesta asfaltada. Serrana inusual pero muy buena para hacer un poco de todo, que no siempre debemos estar apurando y buscando lo que no tenemos a costa de apreturas y sustos.

























2 comentarios :

alfonso dijo...

Enhorabuena por esta nueva serrana, se ve espectacular.

picodelalmenara dijo...

A ver si para la VI SERRANA contamos contigo.