martes, 6 de mayo de 2014

GRACIAS A DIOS NO PASÓ NADA

Esta senda me encanta pues comienza con unos buenos toboganes, algunos rotos y debes llevar cuidado. Poco a poco se suaviza y tras dos escalones, la cosa consiste en dar pedales. La primera vez la pude hacer con Andy Liebre y su gente y disfruté como un enano, cosa que siempre me ocurre cuando vuelvo.
En el minuto 00:46 tenemos un pequeño percance con un "cuquet" que salió indemne.


No hay comentarios :