viernes, 29 de mayo de 2015

DE SENDAS POR VALSAIN. ERESMA. TRINCHERAS GUERRA CIVIL. REFUGIO PEÑALARA. SENDAS ZONA GRANJA SAN IDELFONSO. VUELTA

Dice el dicho que “donde vayas de los tuyos hayas” y por ello, Jesús que antes que yo pasó por las sendas de Valsain y Granja de San Idelfonso me ha dejado el trabajo hecho y no he tenido más que descargar la ruta que con nieve y frío pudo hacer y añadirle por su recomendación la subida al refugio de Peñalara.
Como no puede ser de otra manera, este trazado que según comenta Jesús tuvo ayuda de un buen conocedor de la zona. Pero la impronta es de sobra conocida pues sendas hacia arriba, sendas hacia abajo, dureza y técnica no faltan. Por lo que veo ha ido tomando sendas y más sendas y las ha podido enlazar de tal manera que dejan un trazado único, casi inmejorable pues pocas cosas se pueden hacer más.
Eso sí, de paisajes y naturaleza acabarás saciado, harto y de sendas lo mismo, tus piernas no serán tuyas pues comenzarán a abandonarte poco a poco, repecho tras repecho y eso será a medida que avanza la ruta.
El inicio es impresionante junto al embalse, luego el río Eresma y después, saliendo de Valsain, recorridos en plena sierra, por sendas por aca y por allá y cuando has llegado a lo más alto junto al desvío a la silla del Rey, comenzarás a buscar la subida del refugio de Peñalara. Si bien la senda al inicio en sus primeros metros está difícil, luego se va suavizando para terminar en un prado donde Segovia se ve al fondo con el macizo rocoso a la espalda, caballos sueltos y vacas y lo único que puedes hacer es sentarte, merendar y disfrutar de algo único que podrá quedar en el recuerdo.
Fuentes tenemos al inicio pero subiendo a Peñalara nos iremos quedando sin agua pues la temperatura no era primaveral con casi treinta grados. Por ello he ido tomando agua de los pequeños cursos a pesar que las vacas estaban por acá y por allá y el último curso de agua junto al Albergue, agua fresca como recién sacada del frigorífico. El caso es que no estoy mal y pienso que se puede beber pues viene del deshielo de lo acumulado en la montaña y eso no puede ser nada malo.
Pasaremos por lugares con historia como las trincheras de la Guerra Civil y haremos unos cuantos rampones de órdago. La vuelta será también cicatera pues tendremos una completa colección de sendas limpias, otras con piedra, otras con inclinación en demasía, zonas técnicas y complicadas y otras donde disfrutaremos de la velocidad entre robles.

Terminaremos cansados, destrozados, pero sabiendo que hemos podido hacer un trazado impresionante digno de volver en otra ocasión cuando las piernas no recuerden el castigo sufrido. Gracias amigo Jesús.



2 comentarios :

Jesús GB dijo...

Enhorabuena de nuevo por ese pedazo de recorrido. Para repetir.

picodelalmenara dijo...

Gracias a ti por haberla subido para poder disfrutarla.