lunes, 30 de abril de 2018

NOS VEMOS AMIGO DIEGO

Creo que contigo no hace falta despedirse pues siempre he tenido la sensación de que te voy encontrando, en la parroquia, subido en un Renault Fuego, el día que aprobamos nuestras oposiciones, en el fútbol, al recoger a los niños de la academia, en un Domti, de director del colegio de las Peñas de San Pedro donde te llamaban Don Diego, o de maestro en el colegio Castilla la Mancha con los chiquillos pequeños, esperando a que los recogiesen sus padres.
De jóvenes nos llevabamos bien, pero a vece, chocábamos y eso, por lo visto se diluye con la madurez de tal manera que nos podemos decir y llamar de todo con mucho conocimiento, de buen rollo como se dice ahora. La amistad que nos tenemos es algo que siempre me ha llamado la atención pues presumo de ello.
Nunca te falta la sonrisa que siempre te ha acompañado con pelo negro o con pelo cano, eres alegre y es difícil verte enfadado.
Dos de tus hijos se llaman como dos dos míos y el mayor siempre me recuerda a ti, seguramente sea como tu, como tal le trataremos para lo que le haga falta pues será alto, grande y simpático y con un gran corazón.
Recuerda que todavía te debo una cena, pues aquella vez que invitasteis tu y tu señora esposa con chiquillos y todo lo pasamos muy entretenidos y esas cosas sabes que se devuelven.
Te has ido y te has dejado la moto en el garaje, una familia que te quiere y muchos, muchos amigos por donde quiera que vayas.
Solo te puedo decir una cosa si todo va bien y es que, "nos vemos amigo Diego".



2 comentarios:

DANIEL P.D. dijo...

Te honra.....un bonito detalle

picodelalmenara dijo...

Amigo Dani, hiciste un gran papel con todos nosotros.