domingo, 6 de mayo de 2018

DEDICADA A MI ADMINISTRADOR DE FINCAS, ANTONIO. PEÑAS DE SAN PEDRO CAÑADAS DE HACHES DE ARRIBA, DE ABAJO, EL PUERTO,

También se podía haber llamado la ruta de LA BELLA Y LA BESTIA, por aquello de que el amigo Fran se dispuso a pedalear con su rígida, liviana y llamativa contra la bestia parda, pesada, voluminosa y noble de la Turbo Levo.
Con sesenta kilómetros y mil metros de desnivel, en territorio Fran la cosa estaba algo dudosa pues las pistas y su pendiente podrían marcar el rtimo de la ruta. Con la TL en subidas con pendiente tenía la partida ganada, pero con escasa pendiente, el amigo sube en ocasiones a 25, del mismo modo que llaneando y es ahí donde estoy literalmente "vendido" y debo tirar de piernas pues el motor deja de empujar. En el caso de las bajadas no hay problema a no ser que se ponga a mover desarrollo donde también debo dar pedales y buscar casi el límite del pedaleo.
Finalmente, de las Peñas a las Cañadas de Haches de Arriba, la partida es para la TL por el desnivel y los tramos de subida y bajada constantes que se llevan los 700 de desnivel. En la vuelta, la subida inicial es para la TL pero conforme se agota el desnivel positivo y llegamos al final de la rambla, en la zona de Casasola, el amigo Fran destapa el tarro de las esencias y poco a poco se nos marcha.... menos mal que un poco más adelante tenemos la tachuela del Fontanar y allí tiramos de bateria.
Pero bueno, no piensen ustedes que esto fuese competición, todo lo contrario, una mañana corta del día de la madre en la que debíamos hacer un poco de bicicleta a buen ritmo, con ambiente, con buen rollo y así sería. Eso sí, a no ser que llegue estos días algún extraterrestre a la Mancha, no conozco ninguna persona que sin motor me pueda hacer sombra con la TL a no ser el amigo Fran que "aunque reviente" ahí lo tienes dando guerra.
El caso y es que se me olvidaba, la ruta parte de una idea de Antonio y su gente de ECOFINCAS, mi administrador al que tanto yo como el resto de vecinos agradecemos su profesional trabajo que hace que mi edificio vaya genial. Hace unas semanas me pidió un trazado de su aldea a los Pocicos y luego dándole vueltas intenté arreglarlo para dejar esta ruta que ahora hemos hecho y aquí dejo para que Antonio y quien se precie disfrute de un trozo de nuestra sierra desconocido y muy, muy bonito a mi parecer, con lugares recónditos y en ocasiones mágicos.
Por último, a todas las madres, gracias por estar ahí y habernos tenido y soportado.
Ah... las fotos son de mi huerto del que me siento muy, muy orgulloso.








Powered by Wikiloc

Publicar un comentario