lunes, 1 de junio de 2015

MEMORIAS DE UN SER AFORTUNADO; BAJANDO DEL REFUGIO DE PEÑALARA A VALSAIN

Tras la dura, durísima subida y haber descansado en lo más alto con un buen zumo, un bollicao y agua fresca recien descongelada de los pocos neveros que allá quedan toca volver y disfrutar como un niño pues sendas entre jaras, robles y pinos no es algo que puedas encontrar todos los días.

No hay comentarios :