lunes, 31 de octubre de 2011

BOCAIRENTE Y LA SENDA DE LOS INGENIEROS, LA VIDA NOS SONRÍE.


Que más se puede pedir cuando mi cuñado Sergio y yo salimos, pues siempre hay algo más que pedir y que encontrar. Mañana soleada y sin lluvia en Ibi, pues nosotros a Bocairente con lluvia y niebla. No queríamos barro, pues senderos interminables de piedra mojada con barrancos de quitar el hipo. Cambiar la hora, pues tampoco la cambiamos y salimos tarde. Romper cadenas, fastidiar cambios y otras cosas variadas. Pero nada nos impide sentirnos a gusto y pasar una buena mañana mano a mano, codo con codo, cabeza con cabeza.
Impresionante una ruta de 40 km con 800 metros de desnivel de las nuestras, de las que empiezan de maravilla y terminan a golpe de sufrimiento, pero ahí estabamos nosotros, para subir en bicicleta y llegar victoriosos a casa donde mujeres, hijos, patatas con huevo, chorizos, morcillas y otras viandas con cariño y algún regañon que otro nos esperaban. Tarde de película de las buenas y tras café con leche, vuelta a casa para cerrar otro histórico fin de semana por Ibi. LA VIDA NOS SONRIE, VAYA QUE SÍ.

 

3 comentarios:

Paco Atienzar dijo...

! Que bonita esta ruta" un uen amigo se callo aquí y se dio una castaña de ordago, me alegro que vosotros la acabaris sin ioncidentes.

Sergio Cuñao dijo...

Fijate, nosotros no tuvimos ninguna incidencia. Yo conozco a otro que se dejo el GPS y el cuentakm en este pueblo maldito.

alex dijo...

¡Que mala suerte el que perdió el GPS¡. Puestos a elegir... ¿Qué hubiese preferido ese tipo, perder el GPS y el cuenta o caerse por un barranco en caída libre?... Tal y como está el mundo ya no sabe uno que es peor.
Cuñao, no nos podemos quejar... La vida nos sonríe.... ¡Qué me quede como estoy¡