jueves, 30 de abril de 2015

UN MANCHEGO Y UN ANDALUZ PEDALEANDO POR TIERRAS CASTELLANAS.

Y más en concreto en lugares donde los zorros campan a sus anchas, las vacas te miran al pasar con tranquilidad y los terneros se ponen nerviosos y corren mientras sus padres les llaman para que no huyan despavoridos.
Donde tan solo llegan los que buscan nuevos lugares y sensaciones, allá tenemos a dos personas que su afición a la bicicleta les lleva a subir lugares que parecen imposibles y bajar por sendas sin más frenos que los de la bicicleta.
Ha sido una gran tarde Pues todo se ha dado bien y aunque alguna vez nos hemos bajado bruscamente de la bicicleta, lo hemos hecho sin consecuencias y el pedaleo ha continuado con buen ritmo y ambiente.
Curioso es esto de Ávila donde saliendo desde la misma ciudad te espera una ruta de casi cuarenta kilómetros plagada de paisajes, naturaleza y sensaciones.















No hay comentarios :