domingo, 10 de noviembre de 2013

BOGARRA, LAS MOHEDAS, CABEZALLERA Y COLLADO LUCIA, EL PICAYO Y SU SENDA... Y UNA CERVEZA CON PANCETA

Afortunado me siento por tener la gran familia que en casa queda y encuentro tras cada ruta que hago, pues sin ellos nada sería igual. Los amigos con los que recorro lugares soñados son sin dudarlo, los mejores que se pueden tener y los que no pueden acompañarnos, tan grandes o más si cabe.
Nuestras bicicletas son modestas y de ellas presumimos lo suficiente para estar orgullosos de terminar nuestras rutas, que bastante hacen las pobres.
Las cervezas y viandas son pocas en ruta, pero cuando un buen trozo de panceta o una fresca cerveza tenemos oportunidad de poder degustar, lo hacemos como si la primera fuese.
Cada ruta es algo nuevo y guardamos la ilusión del primer día.
La vida pasa con lo bueno y malo y nosotros seguimos pedaleando hasta que podamos, esperemos que sea por mucho tiempo.
Va por todos los que son amigos, simpatizantes y seguidores de 50km, una manera de vivir y entender la bicicleta y la vida.
Un saludo amigos.

















La ruta se hace con el objetivo de buscar dos lugares para el que no los conozca y de paso, disfrutar de los paisajes de Bogarra y del Padrastro, omnipresente a lo largo de todo el recorrido que lo rodea. 
La salida es tranquila, subiendo por las calles de Bogarra en dirección a la carretera de Paterna donde tomaremos unos kilómetros de asfalto en bajada y llaneo. Tras el descanso comienza el cachondeo y lo haremos con el subidón de las Mohedas que nos llevará a lo más alto tras varios kilómetros con bastante desnivel, llegando a disfrutar de paisajes y buenos horizontes. 
La bajada será entretenida, cuidado con la tierra suelta y lo haremos hasta las inmediaciones de las Yeguarizas para luego buscar el tramo asfaltado, rápido y sin curvas a la Vegallera. Giramos a la izquierda y por asfalto buscamos el camino que nos enseña la parte de atrás del Padrastro, seca y con poco arbol que poco a poco se irá transformando en rincones húmedos con un par de fuentes donde poder reponer agua y hacer un descanso. 
Tras el descanso, bajada entretenida y curiosa por las inmediaciones de la Cabezallera, su aldea perdida y caminos casi inexistentes para llegar al Collado Lucia y su complidada e imposible senda que nos llevará en bicitreking hasta el limpio e impresionante río que abajo nos espera. 
Tras cruzarlo y descansar en tan bucólico lugar, tremenda subida hasta la falda del Padrastro y con algo de bajada comenzaremos la "pujada" hasta lo alto del Picayo. Las vistas son de disfrute, más aún la gran senda que nos ayudará a bajar gran desnivel y con su estrechez y recovecos nos dejará con algún tramillo imposible casi en el pueblo. 
El final por las calles de Bogarra... de libro. Pues tendremos que juntar riñones con tripas y subir por empinadas cuestas de las que el que os cuenta presume de haberlas hecho del tirón pues estas cosas me encantan. Espero que os guste y si veis que os quedais cortos, siempre tendreis la posibilidad de subir y bajar al Padrastro, pero eso será para gente con sobradas fuerzas y tiempo.

2 comentarios :

ángel hortal dijo...

Espectacular. Seguir así!!

alex dijo...

Mientras se pueda y tengamos ilusión seguiremos, que todavía estamos comenzando.