martes, 5 de noviembre de 2013

ATERRIZAJE DE EMERGENCIA

De modo rápido y brusco, estando parado como últimamente me ocurre, la bicicleta se queda en su espacio-tiempo mientras mi cuerpo decide llevarse por los brazos de la inercia y caer donde le plazca. El resto corre de mi cuenta pudiendo elegir si caer apoyando manos y cuales de ellas, ladeando mi cuerpo si procede y amortiguando piedras con mi masa corporal.
El resultado sigue siendo el de costumbre gracias a Dios, chapa y pintura con algo de dolor agudo instantáneo y molestias a corto plazo.






Publicar un comentario