domingo, 25 de enero de 2015

CON JAMÓN, PAN Y VINO… SE HACE EL CAMINO

                Y con ilusión, vayamos de ida o de vuelta, cargados de ilusión o de recuerdos, tenemos que ser felices, o al menos intentarlo.
                Bien sabemos y conocemos el camino, pero hoy tocaba hacer un alto y no sería en una estación de servicio, un bar o un restaurante de autovía. Hoy tocaba salirse del camino y echar mano de un maletero único repleto de buenas viandas, jamón y vino de nuestra tierra.
                Buen momento el que pudimos pasar cortando jamón en el maletero de nuestro coche y ofreciendo tanto cortar como comer y beber a todo el que pasaba y que con ilusión se llevaba un buen pedazo que hacía las veces de merienda.
                En ocasiones es bueno salirse del camino que todos recorremos, hacer un alto y disfrutar de algo único que a bien seguro quedará en el recuerdo. Vestigio de tiempos pasados en los que esto era parte indispensable de cualquier viaje largo sin aire acondicionado, saliendo de madrugada para evitar calores y con las merenderas repletas de tortillas, embutido o empanadados variados, croquetas y postres diversos.

                Seguimos haciendo kilómetros buscando nuestro futuro y a los que más queremos, según el sentido en el que circulemos.


1 comentario :

Miguel Carrilero dijo...

Y además con la parada en muy buen pueblo...