miércoles, 22 de octubre de 2014

UN PASEO POR MI VIDA. ALBACETE. POZO RUBIO. LA MARMOTA. SENDAS. CAMINOS JUNTO AL RIO JUCAR. ALBACETE

Ruta otoñal con la que poder salir después de comer y tomar el café y llegar a casa cayendo el sol. Eso sí, no te despistes pues te puedes quedar sin luz, aunque en este tipo de rutas recomiendo llevar foco con las pilas cargadas. Tarde única, pues con ese sol privilegiado, ese poco de aire y el campo lleno de contrastes marrones y verdes con el fondo azulado, nos deja la imborrable estampa de nuestra tierra manchega, tierra dura y áspera pero muy querida y añorada. Si los que la conocemos y queremos la disfrutamos todo lo que podemos, que contar de las veces que por motivos profesionales hemos marchando en diversas ocasiones sin saber si un día volveríamos. Es por eso que en cada pedalada saboreo mi tierra para dejar buenos recuerdos en mi cabeza y poder llevarla donde quiera que vaya. Al tiempo que vivo el presente, recuerdo lo vivido, pues con el río Júcar junto a la Chopera o en los Pinares pasamos gran parte de la infancia y adolescencia junto a hermanos, padres y amigos. Lugar de encuentro de días completos con su noche donde la lumbre, el río y todo el día jugando nos hacía interminable un sueño que hace tiempo pasó, mas nos queda el recuerdo. También recorro con esta ruta lugares donde pude disfrutar grandes y buenos ratos con mi mujer y mis hijos y bien recuerdo esos días en la finca de la Casa de la Miseria en los que teníamos el futuro por delante y no eramos más que jóvenes cargados de sueños e ilusiones. En uno de los tramos, en la parte de las Pinaíllas, me viene a la mente que con dieciséis años, hará ya un cuarto de siglo, pude salir del asfalto con una Torrot de carretera y meterme un buen tramo por camino. Tantas ganas tenía de conseguir una bicicleta de montaña que terminé por destrozar las ruedas y volvería como bien pude. Padres como los míos pocos, que voy a decir.. y a los pocos días llegaría la primera bicicleta de montaña BH de 66.000 pesetas de Galerías Preciados, todavía la recuerdo allí subida donde el resto de exposición. Pues eso, que voy a contar de esta ruta que nadie sepa, que por la Vereda de Pozo Rubio hemos buscado y encontrado en alguna ocasión guizcanos, que nos hemos perdido con el coche por los caminos de abajo, que en una ocasión estuve por la Marmota con mi hermano José y las bicicletas y a la vuelta a Albacete se nos soltó del techo del Polo en plena autovía a 140 km/h mi bicicleta y... se arañó el sillín y un poco el cambio. Menos mal que no venía nadie detrás. Que la fuente de la Teja en la Marmota echa agua desde antes que que mi padre en bicicleta fuese con sus amigos en su juventud o que si Dios quiere, mis hijos recorran lo que otros tiempo atrás hemos recorrido. Esta tarde he salido con la bicicleta con muchos recuerdos y con mucha gente querida en la cabeza y he disfrutado del presente, del pasado y del futuro. Esta tarde, con la excusa de ir al río, he dado una vuelta por mi vida.








No hay comentarios :