jueves, 11 de octubre de 2012

ALBACETE ESTÁ EN LLANO... CHINCHILLA EN CUESTA...

Anoche desperté en mitad de una pesadilla, sudoroso, nervioso y con lágrimas en los ojos... Todavía no era consciente de la realidad, que todo había sido un sueño, tuve que levantarme y asomarme por mi terraza y al fin pude calmarme....
La noche era fresca, tanto que hacía frío y rozando la madrugada podía ver a lo lejos las luces de la montaña, del pueblo y del castillo. Chinchilla seguía donde estaba antes de dormir.
Todo fue una pesadilla... Me despertaba como todas las rutas, y con mi bicicleta y mis amigos, tomábamos camino en dirección a Chinchilla por la autovía con las bicicletas cargadas en los coches y tras unos kilómetros, la recta nos llevaba en dirección Alicante sin que ningún cartel avisase de Chinchilla. Preguntaba a Ronal lo que había pasado, ¿Que donde estaba Chinchilla? a lo que él me respondía que ¿Eso que era?, decía que íbamos camino de Almansa para hacer la ruta de la VUELTA y que no era jueves, que era sábado.
A todo esto, Ronal decía que yo me llamaba Antonio, mi coche era un Mercedes GL, nos había tocado la Primitiva y Ronal tenía una panificadora en el Jardín. Cabezuelo había montado una tienda de bicicletas tras un traspaso millonario, Jesús una clínica privada, Jesús una tienda de telefonía y Alfonso venía de ganar el Tour de Francia. Eugenio constructor y Eladio dueño de una cadena hotelera en Benidorm. Fran, artista renombrado cual Chillida haciendo millonarias estatuas férreas por medio mundo mientras Paco era el Rey Midas de los Seguros y Reaseguros
. Mis hijos estaban en la Universidad Autónoma de Murcia, mi mujer en un colegio privado del que era dueña y la crisis no existía... al menos para nosotros.
...Pero Chinchilla no existía... Entonces... ¿Por qué desperté en mitad de una pesadilla?.. Acaso fueron los capellanes?, la ensaladilla que llevaba varios días en el frigo...








En esta ocasión, volvemos a recorrer casi todas las sendas que tenemos en Chinchilla. Salimos de un lugar inusual, el restaurante el Peñón donde tomaremos nuestro café previo a la ruta y tras enderezar camino por las Perdices, comenzará un periplo que tendrá en sus prolegómenos el insalvable cortafuegos en subida.
El resto de la ruta recoge lo ya conocido por albaceteños que por aquí ruedan y desconocido para los que se aventuran; senda del agua, zetas, bajada de las Banderas, repetidor, nuevas sendas de la carrera de Chinchilla de este año, el escalón y otras tantas que con subidas y bajadas no nos dejarán indiferentes.
Se recomienda hacerla con buena forma física y buen nivel técnico pues en caso contrario, es preferible bajarse de la bicicleta en zonas complicadas. Caso de poder hacerla siempre en la bicicleta y a buen ritmo, será una delicia.
La ruta tiene una parada intermedia en el Emporium para retomar fuerzas a la hora del almuerzo de cuarenta minutos que se incluyen en el tiempo total.

No hay comentarios :