lunes, 4 de enero de 2016

ALCADOZO. FONTANAR. LA HERRERÍA. MORISCOTE. SUBIDA ATALAYA. SENDA CASABLANCA. EL SEGOVIANO

Son 30 kilómetros, tan solo treinta pero que treinta... y claro, el tiempo invertido en trazarla tirando de cartografía y satélite bien ha merecido la pena.
Es un trazado donde iremos subiendo y bajando lomas continuamente de manera que en todo momento iremos pendientes de nuestra bicicleta y el terreno pues cualquier despiste nos puede llevar a tomar tierra.
La totalidad del trazado es ciclable aunque en determinados puntos los guijarros o el monte bajo nos anime a descabalgar, no debemos dejarnos llevar y seguir adelante.
Pasaremos por un buen número de aldeas de la zona donde poder tomar agua o descansar pero son tan solo treinta kilómetros...
Pero claro, para salir tenemos un buen café en el Segoviano y para terminar un almuerzo para señores en forma de chusmarro, morcillas, forro, y otras tantas delicias acompañado de buen vino. El final en forma de su gran tarta de queso y de manzana y todo ello regado con un carajillo artesano de los que no se suele ver, vamos, una joya.
Tenemos antes de terminar la subida a la Atalaya de Lietor donde el terreno roto y la pendiente nos hará sufrir con una bajada en senda técnica a la aldea de Casablanca. Cuidado que antes de esto tenemos la subida empinada tras la Herreria por guijarro a lo alto de Moriscote. La bajada a Moriscote, de cine...
Lo que digo, son tan solo treinta kilómetros pero de autentica bicicleta de montaña para los más exigentes.









No hay comentarios :