martes, 22 de marzo de 2011

COMPRAR BICICLETA DE MONTAÑA. COMPONENTES. EL CUADRO

Existen personas que compran la bicicleta ya hecha, mientras que otros lo hacen por piezas, montando su bicicleta a la carta, incluso otros que modifican la que tienen poco a poco.
Por lo general, los que la compran ya hecha suelen mejorar un par de cosas a modo de "extra" y otras más con el paso del tiempo y el desgaste.
Los que lo hacen por piezas, suelen comprar por Internet y montárselas ellos mismos, de modo que el inicial ahorro suele dejar de serlo al subir el nivel de componentes.
Por último, los que mejoran la que inicialmente tienen, dejan la bicicleta como les gustaría, a pesar de ello, casi siempre, suelen cambiar finalmente la bicicleta.

EL CUADRO.
A la hora de comprar el cuadro, se tiene que tener en cuenta la geometría, el material, rígido o doble y marca.
La geometría es la respuesta al tipo de conducción y rutas que realizas, de tal manera que te puedes ver desde una posición totalmente vertical a otra de ataque volcado hacia delante. Esto se suele combinar con la altura del sillín determinada por la medida de la pierna y la potencia y tipo de manillar, buscando los "cómodos" manillares anchos y de doble altura, mientras los nerviosos y "rápidos", los cortos y bajos a lo que le suman la colocación de la potencia al revés para bajar el manillar.
El material nos lleva al eterno dilema de carbono o aluminio, encontrando que el carbono es un material que ayuda a que nuestro cuerpo no reciba la mayoría de los golpes en toda su dureza y con su flexibilidad ayude a que la bicicleta se amolde a nuestra conducción, siendo algo como nuestra mínima prolongación. Es más caro que el aluminio, pero existen tantos tipos de fabricantes y carbonos, que se tiene que tener cuídado con el carbono que se elige.
El aluminio ha conseguido alcanzar en peso al carbono a costa de rebajar su densidad, de manera que los aluminios de alta gama nos pueden llevar a desagradables sorpresas tales como la conocida "caja de resonancia y gruñidos", propia de algunos carbonos de mala calidad.
La marca es algo importante por aquello de su prestigio y garantía, aunque la letra pequeña de algunas marcas es algo penoso en cuanto la reposición de cuadros. Pocas son las marcas que fabrican sus cuadros, mientras que algunas ofrecen sus servicios a otras, llegan a existir fábricas dispuestas a ofrecer sus cuadros a distintas marcas.

No hay comentarios :