sábado, 22 de agosto de 2015

LA SOLUCIÓN SON DOS BICICLETAS; UNA DE 29 PULGADAS Y OTRA DE 26, 27,5 O 29 .

Es mi humilde opinión. Vistos como están los tiempos y rendidos a las modas, evidencias y tendencias asentadas, tenemos que tener dos bicicletas. Todo esto se refiere a bicicletas de montaña pues esta combinación también se puede hacer con una bicicleta y unas buenas zapatillas para correr o una bicicleta de montaña más otra bicicleta de carretera. De todos modos, algunos no tienen problema y lo tienen todo y además bueno, incluso algunos tienen verdaderas chatarrerías en sus casas.
Tener en cuenta que con un abanico de 3000 a 4000 euros es con lo que debemos contar para tener las dos bicicletas en su precio total y por ello no debemos gastar en ninguna de ellas menos de 1.300 euros, siendo el equilibrio los 1.500 euros. A partir de 2000 euros comienza el exceso en economías medias y el gusto en las pudientes.

Lo que si está claro es que la primera bicicleta de montaña debe ser una de 29 pulgadas montada en XT o similar y eso en aluminio se puede encontrar en la media de 1.700 euros. Luego la horquilla, cuestión de gustos, así como la geometría y colores.

En el caso de la segunda bicicleta, hablamos de la bicicleta de doble suspensión orientada al enduro por lo que se recomienda un recorrido de 140 en ambas supensiones y un peso no superior a los catorce kilos. Respecto a componentes no se exigen de alta gama por la reposición a la que nos veremos abocados en su radical uso.

A todo ello, recordar el gasto en mantenimiento de ambas bicicletas pero teniendo en cuenta que nunca seremos capaces de subir en ambas al mismo tiempo.

En mi caso he optado por una rígida de 29 Trek Superfly en XT de aluminio con una Sid y una doble Giant en componentes intermedios y horquilla y amortiguador Fox. La doble, una Giant Trance de 27.5, telescópica, suspensiones Fox y componentes intermedios.

Se admiten sugerencias.


No hay comentarios :