lunes, 10 de agosto de 2015

SIN AGUA, SIN HERRAMIENTAS, CALOR, HUMEDAD Y MUCHA ILUSIÓN

Hay… Ayyyyy, hay días que ayyyyyyy, y es que cuando coges el coche para hacer una ruta, en la bolsa de las cosas de la bicicleta no pueden faltar; el GPS, la luz, los botes del agua, la muda para después de terminar la ruta, la mochila que lleva la bolsa de hidratación, las herramientas y el dinero y el casco, el casco. Perdón, había olvidado también la bicicleta.
Pues yo tenía ruta endurera al cubo y además iba solito… cojo el coche y subo a Xirau y cuando comienzo el ataviaje por no decir el prepareo, veo que me falta la mochila, moooochila como diría Dora la Exploradora y claro; sin dinero, sin hidratación y sin herramientas.
Es madrugada y todo cerrado, solución… Comienzo la ruta y que Dios me proteja y me ampare, y claro, así lo hizo pues a mitad de ruta la señora providencia puso un buen hombre que agua fresca me dio para saciar mi incipiente sed y terminar la ruta en condiciones pues de calor y humedad hasta las “corvas” comenzaban a rozar, más aún cuando la senda final era cuesta arriba.
En cuestión de averías la bicicleta está en su primer año de vida, en su segundo mes y de todos es sabido que salvo problemas puntuales de garantía, todo va sobre ruedas; más en mi caso que ya la he calzado en condiciones y las suspensiones están como Dios manda. Del resto ya se sabe que la orquesta de ruidos comienza a afinar; ruido por aquí, por allá, este que viene y otro que va.
Y por cierto, la ruta, yo no se que me pasa con las rutas, pero llevo ya más de veinticinco años en bicicleta y cada ruta que hago y cada día que pasa me veo mejor… ¿Será vanidad, orgullo, consuelo?. En fin, seguiremos adelante y disfrutando.


















No hay comentarios :